Tuesday, March 20, 2007

Tocarte...ni en canciones


Un bloguero perdido en los bosques de Connecticut dice en su epitafio digital que las palabras terminan jodiendo al que las dice.
Sabiduría digital, en éstos días, me tomó por sorpresa una situación atípica, un hombre radicó una denuncia de acoso a una persona del sexo femenino...Vidas enteras, dedicadas a lo profesional, que por un deseo incontrolable, de un minuto a otro, pierden todo... y despúes dicen que los hombre pensamos con el "centro de gravedad" de nuestro cuerpo, éste comentario es más que nada a todas las que creen ser "la Carrie" de "Sex on the City".
Carreras profesionales, familias enteras, vidas partidas al medio por un deseo no compartido, por un amor no correspondido...estoy todo un Abel Santa Cruz..

Y como yapa, la directora de Recursos Humanos de la agencia, me recomendó moderar mi vocabulario, mi manera de hablar, de expresarme, ya que para algunas personas puede ser también una manera de acoso... Cuando en la isla, el que no tiene chilla (amante), ó el que se enamoró de su hijastra, abusó de su madre ó se casó con su secretaria, es un morón (pelotudo)...

"No entiendo, juro que no entiendo" decía un locutor de la querida y extrañable Radio Bangkok.

Ante mi comentario, le dije, voy a perder el 50% de mi identidad, ya que mi manera de relacionarme en la vida va por "hola bombón" estás flower hoy! se te ve bien! estímulo positivo para jornadas de largas tensiones. A lo cual, las frías leyes de recursos humanos, aplicaron como un cerrojo moral a todas esas almas perdidas que encontraban en mi el prozac del día.

Ser caballero no está de moda, enaltecer la belleza femenina mucho menos, y hacer feliz a la gente, ni hablar, eso no existe.

Cuántas veces un saludo simpático hizo que una fila se acortara, que un turno lejano se convirtiera en cercano, terminar de cerrar un contrato, lograr un objetivo.

El poder de la sonrisa ó el motivar a la gente a ser uno mismo quedó en el olvido, y también, creo, que pedirme que me exprese de una manera diferente es un modo de censura no?

Quiero agradecer a las 40 almas de la web que visitaron éste blog en éstos últimos días, desde QUito, Barcelona, Florida, Paris, Longchamps y otras tantas ciudades del mundo que gastan su tiempo visitanto éste existencial, pero simpático blog.

Gracias también a Google Analytics que permite registrar cada una de las visitas y mostrar que unas cuantas palabras algunas veces tienen signficados para algunas personas, que algunos llaman lectores, otros blogueros, yo prefiero llamarlos amigos digitales que se sientan a charlar, tratando de arreglar éste mundo, en las eternas charlas de sobremesa que le siguen a un rico y jugoso asado de tira.

Salú!

3 comments:

SpinDoctor said...

Hola. A mi la verdad que no se me ocurriria por nada del mundo decirle 'hola bombon' a una compañera de trabajo, pero igual me encanto lo del "cerrojo moral a todas esas almas perdidas que encontraban en mi el prozac del día". Genial!

PS. Che, queda alguna mollejita o algun chinchulin en la parrilla?

ernesto said...

Sos un chanta loco, no me avisas para comer asado. La culpa la tiene tu amigo David, otro chantun como vos.
Abrazo

Gus said...

Excelente reflexión...
La gente tiene tanto miedo, que prefieren la frialdad de lo previsible... Que la emoción de de una palabra inesperada.
Como dice Bono "You're dangerous 'cause you're honest"

Desde los bosques de Connecticut, hoy llueve...