Wednesday, October 18, 2006

Señales


No soy supersticioso, ni tampoco creo en las mierdas metafísicas, pero algo está pasando.

Quizás de tanto perseguirlos ahora se están volviendo en mi contra. Estoy algo asustado.

Han entrado en mi intimidad y eso se paga con la vida. Este sábado, luego de volver de la despedida del Chino que vino de Korea, dejé mis zapatos negros, esos que me trajeron desde Buenos Aires a Puerto Rico, unos deteriorados Hush Puppies negros con abrojo, simples, cómodos, pero tan hechos mierda...que me los dejo para cuando me algo el creativo, cuando me visto de rebeldo. Jeans, camisa negra y zapatos con abrojo negro..a pesar de los kilos y los años, se me ve bien. Pero volviendo al relato, el lunes, cuando salí del baño, atado a una toalla blanca del tamaño de Puerto Rico, imaginate, tanta carne hay que rapearla...no?..Fer, al grito pelado, me dice, "hay un coquí muerto adentro de tu zapato negro"... y allí como flashback, me vinieron todas las almas de éstos condenados batracios familares del sapo y la rana, que tanto me rompen las pelotas en las tardes, noches y mañanas de la naturaleza boricua.

Los persigo por la casa, los atrapo, los hago morir de stress, los corro, no los soporto más.

Y sí, seguramente el Tony Soprano de los coquies, ahora me está buscando, se quiere vengar, y como parte de su plan, me ponen un coquí muerto dentro del zapato. Son señales, la mafia de los batracios me busca, como en El Padrino, pero en lugar de ser una cabeza de caballo es un coquí, flaco, seco y muerto. Pero Coquí...

1 comment:

pinkaura said...

ostia...